El odio contra Greta Thumberg y el “Berdadero Hecologismo”

El paletismo, gañanismo y cuñadismo contra Greta Thumberg están llegando a unos niveles nauseabundos, pero el problema es que no solo se trata de ataques desde la derecha más reaccionaria, desde aquellos que niegan el cambio climático, desde fanáticos aneuronales de los Trump y Bolsonaro de turno, también hay ataques desde filas mucho más cercanas.

Da lo mismo que la propia Thumberg dijera “y aún así soy una de las afortunadas” porque se mofan de ella, la insultan e intentan quitarle importancia a su discurso porque “Pues mira los niños en África”. Menospreciarlo porque “Pues en Sudamérica asesinan a activistas ambientales”. ¿Para qué aprovechar qué precisamente ella tiene un acceso a un altavoz que jamás se les da a otros? No. Lo mejor es mandarla callar.

En canales como Fox News se han referido a ella como “una cría mentalmente enferma” o la han comparado con los niños de la película “Los chicos del maíz”. Porque no se les ocurre otra cosa que burlarse de ella por tener Asperger. Pero tampoco son muy distintos los ataques desde filas supuestamente menos retrógradas.

Con la excusa de “Es que es un producto del capitalismo, la fama se la están dando los medios que manipulan, los padres se aprovechan de ella, el sistema la usa para callar la verdadera lucha” lo que tenemos no son ataques contra el sistema, no, son ataques, insultos, mofas personales. Ataques propios de un matón de instituto contra una niña.

Da lo mismo que ella en su discurso haya dicho literalmente a los líderes mundiales que la escuchaban “¡Nos acercamos a una extinción masiva y vosotros solo habláis de dinero y del cuento de hadas del eterno crecimiento económico! ¡¿Cómo os atrevéis?!” porque ahí tendrás a un representante del “Berdadero Hecologismo” ignorándolo para decir “Es que el discurso de ella es el del capitalismo que culpa a la gente y silencia la culpa del sistema que es el que hay que cambiar”.

Y ese es el problema. Ya no la caverna que actúa tal y como se espera de ellos. Dando todo el asco del mundo. Sino que aquí tenemos a los del “Berdadero Hecologismo” actuando igual que los de la “Berdadera Hizquierda”. Aquellos que una y otra vez fueron, manifestación tras manifestación o, más bien, después de cada manifestación, porque poco se les veía durante las mismas, criticando desde el 15M a cualquier movimiento político donde ellos de repente ya no fueran los protagonistas. Intentando burlarse desde la rabia de cualquiera que les hubiera robado el foco bajo el que llevaban años viviendo sin mover el culo. Aplaudiendo portadas de la caverna mediática y asumiendo su discurso contra esas nuevas caras o incluso dando puñaladas por la espalda a cualquier compañero que se atreviera a decir que era hora de cambiar.

Todavía alguno busca excusas para su ensañamiento con Thumberg pero no hay excusa que valga para disfrazar el cainismo envidioso. Ese que les lleva a ser indistinguibles de los que sueltan que el calentamiento global es una patraña mientras cada año los fenómenos meteorológicos extremos se repiten con mayor frecuencia, y desaparecen especies sin parar (¿Sabíais que en España, en solo una década la población de gorriones ha descendido en unos 30 millones de ejemplares y que en EEUU en 50 años la población de aves ha descendido un 29%, casi tres mil millones de aves?).

Igual necesitas preguntarte por qué tu mayor alegría es que Greta Thumberg fracase cuando, gracias a ella, las protestas contra el cambio climático aumentan y tienen mayor relevancia que nunca a nivel mundial. Porque puedes ponerte todas las medallas en el pecho de ecologista del año, puedes dártelas de activista de izquierda, puedes llamarte feminista, pero si haces tuyo el discurso de la carcunda retrógrada, facha y machista quizás sea hora de que te lo hagas mirar y te des cuenta de que te has equivocado de trinchera.


#GretaThumberg #Ecologismo #CambioClimatico #NegacionismoClimatico