La conspiranoia como gasolina de la ultraderecha

No es la primera vez que recibo mensajes, leo o escucho gente que me pregunta si me he enterado de lo último que ha “sacado a la luz” Iker Jiménez y podría contar por qué desde hace años dejé de prestarle cualquier atención, aunque anteriormente ya era mínima, cuando empezó a ser evidente cierto tufillo en algunas de sus “informaciones”. Un tufillo donde se mezclan magufadas con un escoramiento hacia una ideología bastante evidente mientras intenta presentarlo con un traje “apolítico” o disfrazarlo de ese “ni de izquierdas ni de derechas” que sabemos de sobra lo que significa.

enter image description here

Una cosa es adornar historias con el dramatismo que convierte una corriente de aire en algo aterrador porque (sonido de misterio) quién sabe si responde a algo que no entendemos. Y otra bien distinta es cuando algunas “magufadas” se convierten en el sostén de cierta ideología que se da golpes en el pecho porque es, según los que la defienden, “políticamente incorrecta”. Cuando alimenta a esos que cuando pones en duda sus bulos responden con el grito en el cielo porque se les “censura” su “libertad de expresión”.

Si su ideología es realmente la misma que la de los que ondean sus “informaciones” ni lo sé ni me importa. Esas “informaciones” donde es el único que siempre ha sabido y ha contado lo que (música previa a susto de película de terror barata) nos quieren ocultar. Pero lo que sí importa es que está claro que sabe a quien alimenta y lo lleva haciendo años.

Por desgracia no aprendemos porque ni siquiera es algo nuevo y solo hay que mirar a EEUU y como la extrema derecha ha encontrado su abono en la “conspiranoia, con uno de los máximos exponentes en el nauseabundo “pizzagate” lanzado durante las elecciones de 2016 para atacar a los demócratas.

Aquí estamos viendo como se sigue poco a poco el mismo camino, siendo una de sus últimas paradas el alimentar teorías conspirativas sobre el origen del SARS-CoV-2. E incluso aunque informes de inteligencia de EEUU desmientan a Trump y concluyan que el virus no fue creado en un laboratorio ahí tenemos titulares con la “Visita al laboratorio donde 'se especula' se creó...”.

Con añadir el “se especula” se protege y puede responder que en ningún momento lo ha asegurado, pero también sabe de sobra que muchos de los que le ven automáticamente van a obviar cualquier condicional dando la información por cierta sin ninguna duda. Lo sabe y no le importa o lo sabe y es lo que busca. Y mientras alimenta su aura del paladín de la “verdad” que te “cuenta lo que otros quieren ocultarte” sabe de sobra a quien está dando carnaza.

Quizás uno de los artículos que mejor lo explica, desde luego mejor que mis razones y opinión personales, es este donde, a pesar de que en bastantes ocasiones suelo chocar con el autor en ideas y formas, se describe bastante bien lo que protagoniza quien es cada vez más ondeado por la derecha e, increíblemente, referenciado incluso por gente de izquierdas.

Así que, por favor, evitaros intentar darme como fuente de “información” las nuevas “revelaciones” de este personaje.


Imagen | eldiario.es


#conspiranoia #magufos #altright #ultraderecha