No son solo cinco

Desde antes de la primera sentencia y, más aún, después de la misma y hasta hoy mismo, todavía hay quien me ha comentado que el abogado de la piara (que se hacían llamar “manada”) solo estaba haciendo su papel defendiendo a sus clientes, como contestación a cada una de sus salidas, a cada uno de sus desprecios, a cada una de sus declaraciones. Y hoy vuelve a la carga y habrá quien le siga excusando porque “solo hace su trabajo”.

No, no estaba solamente defendiendo a sus clientes, no estaba esgrimiendo su conocimiento jurídico para lograr su absolución sin más. Su abogado se estaba comportando como cada uno de esos machos cavernarios que no han necesitado conocimientos de leyes para apoyar a cinco VIOLADORES.

No hacía solo su trabajo sino que, con cada declaración, ha demostrado que, para él, ha sido algo mucho más personal, algo que le hacía soltar su bilis machista.

Y hoy lo ha vuelto a hacer porque, para él, las mujeres no pueden cambiar de idea en ningún momento y decidir no seguir. Para él si das un beso ya tienes que consentir todo lo que te quieran hacer después. Da igual si lo deseas o no. Y, si te dejan tirada en el suelo de un portal robándote el móvil, solo se tratará de un comportamiento “poco deseable” porque oye, que “en las relaciones lo que importa es el principio y no el final”.

El abogado de la piara nos demuestra que se habrá encarcelado a cinco violadores pero que fuera de las cárceles hay muchísimos más que piensan exactamente lo mismo que ellos y que no solo les excusan sino que, literalmente, piensan que lo que hicieron estuvo bien.

El Viernes una piara de cinco miembros entraba en prisión. Fuera quedan muchísimos más.


Info | Huffingtonpost


Foto | La Vanguardia


#Machismo #ViolenciaMachista #LaManada