Valer menos que un trapo

Hace aproximadamente un año escribía sobre algo sucedido en un programa de televisión que tenía a la gente cabreadísima.

Un humorista se había atrevido a hacer en un programa televisivo un sketch donde parecía sonarse con un trapo de colores, en concreto la bandera de España. Un puñetero trapo de colores. Porque sean los colores que sean siguen siendo trapos tintados.

Hubo empresas que anunciaron, mientras se daban golpes en el pecho por su orgullo patriótico, que se retiraban como anunciantes del programa. Pero peor aún fue la jauría clamando contra el programa y contra cualquiera que no compartiera sus espumarajos de rabia. Por un trapo.

Es más, en Facebook, un enajenado que una y otra vez comparaba el “insulto” contra el trapo con que se mearan en la foto de una madre, hermana, etc., me amenazó cuando le dije que su problema era poner al mismo nivel un trapo que una mujer y esperaba que no impartiera esas enseñanzas a sus vástagos.

Pero por desgracia es peor.

No ponen a la misma altura una mujer que un trapo.

Ayer se conocía aún más sobre la conducta vomitiva de un programa televisivo donde todo parece indicar que violaron a una concursante casi inconsciente. Algo que fue grabado mientras no se hizo nada para impedirlo.

Después le hicieron ver el vídeo sin previo aviso y sola mientras ella pedía que pararan y se derrumbaba... Y también grabaron todo ese momento en que rompían a un ser humano para, encima, soltarle que no dijera nada “por el bien de ambos”.

“Ambos”.

Ahora pensad donde están aquellos juraban que no iban a volver a ver el programa humorístico hace un año, aquellos que pedían el boicot, que insultaban al humorista, que exigían el cierre del programa, que publicaban henchidos de orgullo que dejaban de patrocinar el programa o que, incluso, te amenazaban. Todo por un puñetero trapo.

No ponen a la misma altura una mujer que un trapo. Para todos esos, vales menos que un trapo.


#Machismo #ViolenciaMachista #Televisión